El teatro aporta experiencias profundas e inolvidables para los niños

  • Iniciador del tema annelaure
  • Start date
  • Respuestas 0
  • Visitas 235
Bienvenid@ a elRulo.com
Si todavía no es miembro de la comunidad, regístrese aquí
Registro
A

annelaure

Guest
Teatro para niños. Entrevista con Gladys Balaguer
¡Se abre el telón y comienza la función! El teatro conquista cada día el interés y la atención de los niños, ¡y no es para menos! Sus beneficios son incontables. Gladys Balaguer, asesora de dirección de la compañía que presenta el musical El Libro de la Selva de gira por toda España, ha concedido una entrevista sobre el teatro infantil a GuiaInfantil.com. Ella es madre y amante del teatro, y acredita que el teatro aporta experiencias profundas e inolvidables para los niños.

1- ¿Qué aporta el teatro a los niños como espectadores?
Teatro para niños. El libro de la Selva
En el Teatro, los espectadores no solo ven, vivencian, experimentan, más si son niños que no están sujetos a prejuicios. Ellos vivencian la obra contigo, así que lo que el teatro les aporta son experiencias profundas que no olvidan, porque parte se ha hecho con la energía, ilusión e inteligente inocencia que cada uno de ellos aporta. El Teatro es un lugar sano, seguro, hermoso y lleno de magia donde vivencian grandes aventuras, emociones, la belleza del lenguaje, resolución de conflictos, superación y se identifican con batallas que dentro de sí se están dando por su crecimiento. Pero no solo debemos mirar en términos utilitaristas de "para qué me sirve" sino que el teatro forma parte de la realidad humana universal y da expresión a esta condición, así que diría que el teatro es inherente al hombre y por lo tanto a cada niño.

2- ¿Cómo convencerías a los padres para que llevasen a sus hijos al teatro?
Yo soy madre, y ver la cara de mi hijo tras una buena obra, y poder compartir cómo te cuenta él que lo ha vivido, como incluso le parece mal o se enfada con algún personaje por lo que ha hecho o te pregunta porqué ocurre tal cosa, o poder recordarle cuando tiene miedo al protagonista que superó su miedo como él lo hará. Oírle luego cantar, días más tarde, medio despistado recogiendo su cuarto una de las canciones, ver como años después recuerda clásicos que le hicieron reír o como aprende incluso palabras nuevas que luego utiliza, es fascinante. Por todo ello, y no con grandes discursos que se podían hacer, yo querría convencerles como a mí me convenció mi hijo, y como yo de pequeña fui convencida por mi primera obra, que nunca olvidaré.

Gladys Balaguer
3- ¿Qué sentimientos y valores despierta el teatro en los niños?
Aristóteles decía que había tres valores que los niños siempre debían tener a su alrededor para crecer armónicamente: Verdad, Belleza y Bondad. Aún a día de hoy nos basamos en estas premisas en nuestros planes educativos. El Teatro al ser un espejo del ser humano y del mundo, muestra a los niños estos valores de los que parten todos los demás, y muestran a personajes luchando por ellos, aún con sus miedos, sus ignorancias, sus errores lógicos, pero al final siempre hay un Deus Ex Machina (del griego "Dios surgido como arte de magia"), un orden restablecido del bien, que ellos entienden y que les da seguridad y confianza en sí mismos y en el mundo.

4- ¿A partir de qué edad es aconsejable llevar a los niños al teatro?
Nunca es malo ir al teatro, pero considero que lo ideal es a partir de los tres años de edad, antes el niño vivencia todo a través de la madre, y es partir de esta edad, cuando empieza a tomar conciencia de sí-mismo, ya no dice "Fulanito quiere", dice por primera vez "yo quiero". Ahí empieza su curiosidad más allá de su madre, familia y ambiente cercano. Antes hay espectáculos adaptados para bebés, de colores y formas, pero al teatro como tal, yo diría que a partir de los tres pues antes aprehenderá poco y quizás si hay música u oscuridad le puede asustar y crear impresión.

5- En cuanto a la escuela de teatro, ¿para qué tipo de niños está indicado el aprendizaje del teatro?
El teatro debería ser una asignatura troncal y además ser utilizado mucho más en el aprendizaje de los niños, ya que implica todas las partes del ser humano, el pensamiento, los sentimientos y la voluntad así como su ser social. A través del teatro se puede aprender historia, idiomas, lengua... de una forma amena, más integral y efectiva.
El teatro al ser connatural al hombre es bueno para todos los niños. Es cierto que puede ayudar a los tímidos a superar temores y a conocerse pero también a los más energéticos a canalizar su energía y ponerla al servicio de un trabajo común y de los demás.
El teatro es autoconocimiento, conciencia de la vida y ésta la necesitamos todos en nuestro desarrollo, igual que los niños.

Teatro infantil. El libro de la selva
6- ¿El teatro está indicado y preparado para los niños con alguna discapacidad?
Aún queda camino para prepararlo. Por eso hemos querido acercar El libro de la Selva a los niños que no pueden oír, incorporando -a la vez que se habla- el lenguaje de los signos dentro de los movimientos naturales de los animales, para que todos los niños, tanto los que oyen como los que no, puedan verlo y disfrutar juntos en la misma sala. La iniciativa está lanzada. Esperamos que muchas compañías se sumen a esta manera de trabajar, y que sigamos todos investigando en la manera de integrar a todos los niños en esta gran aventura que es el teatro.

7- ¿Qué nos cuenta y transmite El Libro de la Selva?
El musical El Libro de la Selva, basado en la novela de R. Kipling, nos cuenta la historia de Mowgli, un bebé que se perdió en la selva y fue criado por los lobos y animales de la jungla. Cuenta sus aventuras, sus aprendizajes, sus alegrías, sus miedos, sus retos y conquistas. Pero sobretodo nos muestra, como en la selva, aprende a respetar la Naturaleza de la que forma parte, como conoce la verdadera amistad y a una familia que lo da todo por él, conoce el valor, el amor, la libertad y responsabilidad de las elecciones y una vida de unión con todo y todos los que le rodean. Y todo a ritmo de canciones, números de circo, teatro, diversión y...¡ mucha alegría!