Decorar las paredes imitando la piedra

  • Iniciador del tema Mrt
  • Start date
  • Respuestas 0
  • Visitas 170
Bienvenid@ a elRulo.com
Si todavía no es miembro de la comunidad, regístrese aquí
Registro
M

Mrt

Guest
[TABLE="class: tabla1, width: 100%"]
[TR]
[TD="colspan: 2"] [h=Decorar las paredes imitando la piedra]1[/h]
[/TD]
[/TR]
[TR]
[TD="colspan: 2"] [h=Se deberá aplicar la masilla rápidamente para evitar que se seque]2[/h] [/TD]
[/TR]
[TR]
[TD="colspan: 2"] [h=[table]
[TR]
[TD] [/TD]
[TD]
[/TD]
[/TR]
[TR]
[TD="colspan: 2"] [TABLE="width: 100, align: right"]
[TR]
[TD] [table]
[TR="bgcolor: #999999"]
[TD="align: center"] [table]
[TR="bgcolor: #ffffff"]
[TD="class: pieimagen, align: right"]
Debes estar registrado para ver imágenes

[/TD]
[/TR]
[/table]
[/TD]
[/TR]
[/table]
[/TD]
[/TR]
[/table]
Con un poco de ingenio y paciencia siempre se pueden conseguir resultados espectaculares en la decoración tanto interior cómo exterior de nuestra casa. Resulta muy sencillo dotar a una estancia de cierto aspecto rústico y añejo que aporte un toque de distinción y la sobriedad de antaño. Una de las formas de conseguirlo es aplicar una textura rugosa a la pared del lugar que se quiera decorar y con un poco de paciencia, esmero y buen pulso los buenos resultados están asegurados. Para conseguir dar a las paredes un aspecto rústico se necesita:

- una llana
- un nivel de burbuja
- una esponja natural
- una cinta de enmascarar
- una brocha plana y un pincel
- una paleta
- masilla de emplastecer

Lo primero que hay que hacer es delimitar, con la ayuda de la cinta de enmascarar, la zona sobre la que va a aplicar la textura rugosa. Para preparar la masilla hay que seguir las instrucciones del fabricante hasta obtener una mezcla pastosa que se deberá emplastecer sobre la pared de forma uniforme y sin vacilar, para que no se endurezca antes de que se haya aplicado la textura con la ayuda de la de la esponja.

Después habrá que extender en una parte de la pared sobre la que se va a aplicar la textura rugosa una capa de unos cinco centímetros de espesor de la masilla y marcar unas líneas horizontales que simulen la anchura de los ladrillos dejando un espacio entre línea y línea del ancho de la llana.

Una vez se haya terminado con las líneas horizontales, se utilizará el canto más estrecho de la llana para realizar las verticales, teniendo en cuenta que los recuadros tienen que tener el tamaño de un ladrillo. Para realizar las líneas verticales se colocará la llana en sentido oblicuo a la pared y presionando ligeramente, sin profundizar hasta el fondo del revoque.

Con la esponja se hará presión suavemente, pero con decisión, sobre la masilla para obtener una superficie irregular y rugosa similar a la de la piedra que se pretende imitar. Cuando se haya acabado con el tramo de pared al que se le haya aplicado la masilla, hay que repasar las juntas a pulso con el mango del pincel, con el objetivo de conseguir unos trazados más irregulares. Hay que tener en cuenta que se debe realizar este proceso con rapidez ya que la masilla no debe secarse.

Esta operación habrá que repetirla con toda la superficie que se desee cambiar de aspecto y retirar la cinta de enmascarar antes de que los restos de la masilla se sequen y sea imposible. De esta manera se habrá conseguido un acabado perfectamente recto.

Aplicar, con la ayuda de la brocha plana a ligeros golpecitos, un barniz acrílico de color roble claro que será el color de base del muro. Una vez esté seco el barniz, será necesaria una segunda mano de esmalte acrílico blanco mediante la técnica del punteado y retirar el exceso de esmalte. Por último, se pintarán las juntas de color gris claro para similar el mortero y se habrá conseguido un singular acabado para una habitación o el exterior de la casa.
[/TD]
[/TR]
[/TABLE]]3[/h]
[/TD]
[/TR]
[/TABLE]
fuente:bricocanal